Jean-Pascal Ticoire: “La digitalización simplifica las cosas”

La multinacional francesa apuesta por el Internet de las Cosas para ganar el reto energético, desde las grandes fábricas hasta el hogar

“No son alemanes sino franceses. Y no fabrican ascensores sino equipos y sistemas eléctricos y electrónicos. Schneider Electric es una de las mayores multinacionales europeas y una de las pocas que le pueden mirar a la cara a los grandes consorcios estadounidenses y asiáticos en el avance de tecnologías eficientes. Pero pese a su tamaño –en 2017 facturaron 24.743 millones y ganaron 2.150 millones de euros- y la cada vez más diversificada cartera de servicios y productos, no son una empresa conocida por el gran público

La digitalización encabeza todos sus proyectos. Su mediático consejero delegado, Jean-Pascal Ticoire, no se cansa de proclamar que “hay que evitar la trampa de desarrollar cosas demasiado complejas”, porque lo digital, en contra de lo que se piensa, simplifica los procesos y los hace más alcance de la mano.

A ritmo de tambores y gongs, Ticoire abrió el Innovation Summit, el encuentro anual que celebra Schneider con más de 5.000 clientes, expertos, periodistas y analistas, y que este año tuvo lugar el 5 y el 6 de abril en la Expo Porte de Versailles de París. “La digitalización no está en el horizonte de un futuro lejano. La disrupción digital impulsa los avances tecnológicos y un espíritu competitivo que se traduce en un mejor rendimiento para todas las empresas. Por eso está en la mente de todos los directores ejecutivos”, según Ticore, que apuntó que en 2019, todas las organizaciones transformadas digitalmente generarán al menos el 45% de sus ingresos a partir de nuevos modelos comerciales.

Internet de las Cosas

No se puede hablar de digitalización sin citar el Internet de las Cosas (IoT). Solo en los próximos dos años habrá 10 veces más cosas conectadas que personas conectadas en el mundo, y el 90% de los datos generados a partir de cosas conectadas se ha creado en los dos últimos años, aunque solo el 10% de estos datos son utilizados, según la multinacional francesa.

“IoT es una realidad. Durante las últimas tres décadas se ha hablado de varias revoluciones tecnológicas, la del PC, el software, por ejemplo. Pero no han resultado tales. El IoT si supone una cuarta revolución industrial. Va a cambiarlo todo porque no es una tecnología de dispositivos, es una tecnología que permite crear valor, cambiar los modelos de nuestros clientes, y se puede aplicar desde el control de las bombas de riego a las máquinas de café o la industria química”, indica a Negocios Peter Herweck, vicepresidente ejecutivo para la Unidad de Negocios de Industria de Schneider Electric,

Para implementar todos esos avances, Schneider ha patentado su EcoStruxure, su arquitectura y plataforma IoT abierta e interoperable, que aprovecha los últimos avances en movilidad, sensores, cloud (nube), análisis y ciberseguridad para ofrecer soluciones desde los productos conectados hasta aplicaciones, analíticas y servicios. EcoStruxure se ha implementado ya en más de 480.000 instalaciones con el apoyo de más de 20.000 integradores de sistemas, que conectan más de 1,5 millones de activos.

“EcoStructure se basa en las tecnologías existentes en el campo de la movilidad, la computación en la nube y la ciberseguridad. Ofrece innovación continua a partir de productos conectados y aplicaciones, herramientas de análisis y servicios de control Edge “, explica Tricoire.

EcoStruxure se divide en tres áreas principales: EcoStruxure Power, que ofrece sistemas de distribución de energía seguros, altamente disponibles y de bajo consumo para arquitecturas de baja y media tensión; EcoStruxure Bulding que combina la eficiencia energética y el rendimiento de los activos garantizando al mismo tiempo de vida efectivo del edificio asegurar la productividad y el confort de los ocupantes y, finalmente, EcoStruxure Asesor de activos, que permite el mantenimiento predictivo de los activos de una orden de construcción optimizar el mantenimiento basado en el desgaste real.

Innovation Summit Paris de Schneider Electrric.
Innovation Summit Paris de Schneider Electrric. 

El reto energético

Schneider trabaja para prácticamente todas las grandes compañías eléctricas del mundo en lo que constituye el principal núcleo de su negocio. “Ahora mismo hay 1.000 millones de personas que no tienen ningún acceso a la electricidad y otros 2.000 millones que no disfrutan de un suministro estable energético. Además, la población va a seguir creciendo y con ella, las grandes ciudades. Se estima que 2.500 millones de personas más vivirán en las ciudades y sus suburbios en 2050. Debemos garantizar el suministro eléctrico y crear condiciones de vida sostenibles para sus residentes”, asegura Herweck.

Pero la cartera de clientes de la firma francesa es de lo más variado. Por ejemplo, ha implementado su EcoStruxure en la planta lechera más grande del mundo, situada en Darfield (Nueva Zelanda), que consume 4,4 millones de litros al día, y produce más de 30 toneladas de leche entera en polvo cada hora.

También ha permitido que el hotel más grande de Sri Lanka, el Cinnamon Grand Colombo, con más de 100.000 metros cuadrados de superficie y 500 habitaciones, consiga ahorrar un millón de dólares en su factura eléctrica en los próximos cuatro años. O, gracias al sistema denominado Wiser, que se pudo ver en el evento parisino, se ahorra un 30% en el recibo de la luz en el hogar controlando desde el móvil la iluminación o la calefacción de la casa.

El coche eléctrico y, en general, las soluciones de movilidad, son otros de los pilares de Schneider. Los vehículos eléctricos son cada vez más asequibles, y para el final de la próxima década pueden constituir un tercio de las ventas. Y los viajes compartidos también aumentan, y para 2030, representarán más del 25% de todos los kilómetros a nivel mundial, frente al 4% actual. Estos cambios, junto a los vehículos autónomos, precisan un nuevo enfoque para la electrificación del transporte, y ahí es donde la multinacional francesa cree que hay una oportunidad no solo para el negocio sino para el medioambiente.

Schneider diseña estaciones de carga y es consciente de que el tiempo que emplean los usuarios para rellenar las baterías para continuar su trayecto lo antes posible es fundamental. Por el momento, mediante su sistema de carga rápida, la batería se carga hasta un 80% en menos de 15 minutos. Además sus estaciones Schneider Evlink se pueden gestionar de forma remota a nivel mundial para la gestión de un parque de estaciones de carga para aparcamientos.”

Fuente: El País